6. Las clases pre-parto

Generalmente a partir de la semana 28 se suelen empezar las clases de pre-parto.

Y aunque no se puede generalizar, por mi experiencia y de varias amigas, creo que muchas de esas clases están muy enfocadas al pre y al parto en sí y no se da mucha información sobre el post. De hecho esto fue una de las razones que me motivo a empezar esta web.

De las clases que yo atendí destacaría 3 consejos…

linea_puntos_2

Las clases Preparto – Apartados

1. Preparación mental 

2. Ejercicio

3. Las visitas en la clínica/hospital

linea_puntos_2

1. Preparación Mental

yinyangEsta es la primera imagen que me venía a la mente cuando pensaba en las clases pre-parto. Y aunque en general cualquier tipo de ejercicio suave es beneficioso para la mama y futuro bebe, casi aún más importante es la “preparación” mental.

Para mí fue el mejor consejo que nos dio el matrón en las clases de pre-parto, el insistirnos en que cuanto más relajada estés el día del parto, mejor parto tendrás. Por eso, es importante irse mentalizando en estar tranquila esa día, porque esa tranquilidad se transmite al equipo de profesionales que te atiende y eso contribuye a que todo fluya mejor. Y para ello, la meditación es una herramienta muy útil para conseguirlo. Intentar meditar cada día, al menos 10 minutos.

De todas forma, aunque cada mujer y cada parto es único, trabajar la parte mental es fundamental. Igual que en una maratón, donde los grandes atletas coinciden en decir que además de la fuerza física, la fuerza mental les es decisivo para asumir el reto.

linea_puntos_2

2. Ejercicio

 

parejadiscute_foto2Hoy en día hay muchísimas clases de “gimnasia” enfocadas a las mujeres embarazadas. (Yoga, Pilates, Gimnasia en la piscina, etc.)

Otro consejo que nos dio el matrón fue que nos apuntáramos a alguna de estas actividades, pero que lo hiciéramos porque realmente nos apeteciera y no por pensar que es  “obligatorio”. Que sea una actividad que te guste, que disfrutes haciéndola. Ya que la principal razón por las que es bueno hacerlos, es porque es un momento en que desconectas, paras y te puedes dedicar a ti misma, a tu cuerpo, a tu bebé y eso siempre es beneficioso para el cuerpo y la mente, igual que ocurre con la meditación.

 Es como lo de ir a caminar, todo el mundo recomienda a las embarazadas que caminen y sí es muy saludable. Pero que no se convierta en una obligación. No se trata de cumplir X minutos al día cada día… o que si haces 5 minutos menos ese día…. estas “incumpliendo”.  Así que si un día te apetece andar un poco menos o simplemente no salir a andar no pasa nada…. Ve haciendo lo que notes que te sienta mejor, lo que tu cuerpo te vaya pidiendo. Se trata de que lo disfrutes, porque solo así será beneficioso para los dos.

linea_puntos_2

3. Las visitas en la Clínica / Hospital

 

HOSPITAL1Otro buen consejo de mi matrón en las clases de pre-parto fue decirnos que uno de los roles más importantes del padre en los primeros días de la clínica, es de hacer de “poli malo” . Es decir que su prioridad sea velar por la comodidad y tranquilidad de la mamá y el recién llegado, aunque en muchas ocasiones signifique “disuadir” a la visitas en la clínica e incluso en las primeras semanas en la casa.

El momento en que nace el bebé y te lo colocan en tu pecho y miras a tu pareja es un momento maravilloso, pero a la vez muy íntimo. Sentirás toda una serie de emociones muy fuertes que no te puedes imaginar. Es un momento para disfrutarlo tranquilamente…. Y eso no siempre es posible si hay gente entrando y saliendo cada 5 minutos.

Además a partir de ahí las primeras horas son de adaptación, en realidad en eso consiste el primer mes… en que todos los miembros de esa Nueva Familia: bebé ,mamá y papá se vayan adaptando a la nueva situación. La madre acaba de salir del parto, el recién nacido deja de estar en una “burbuja” maravillosa que es el vientre de la madre, y tiene que aprender a comer a dormir, está empezando a aprender como va esto de la lactancia materna, las hormonas están a flor de piel…. etc.

Son días en que todo es nuevo y desconocido. Tener que aceptar visitas no deja de ser un algunos momentos hasta una “molestia”. Eso puede sonar muy brusco y políticamente incorrecto… No se trata de “echar a nadie “ ni tampoco de no dejar participar a los más queridos en esta nueva etapa de la vida. Básicamente es pedir un poquito de comprensión para dejarle un poco de “espacio” a la nueva familia. Intentando limitar amablemente tanto el número, como el tiempo de las visitas, rol que le corresponde al nuevo papa.

Ver también: (Ver: VISITAS EN CASA)